El precio de la energía es uno de los factores que influyen para que nuestra factura de luz suba o baje, pero también es uno de los factores más difíciles de explicar.

En este artículo vamos a intentar aclarar un poco qué es el término de energía, o lo que es lo mismo, el precio que pagamos por la luz que consumimos.

Peajes y conceptos regulados

Una gran parte de este precio está compuesto por peajes que marca el gobierno, por lo que en esta parte es difícil que consigamos un ahorro en la factura de luz.

La energía hay que transportarla desde el lugar donde se ha generado hasta el lugar donde se va a consumir. Todo esto y otras muchas cosas las pagamos en una parte de esos peajes.

Es por esta razón que la energía producida por paneles fotovoltaicos para el autoconsumo es tan importante. Es energía que se genera justo en el sitio en que se va a consumir.

Esta energía no hay que transportarla y no genera pérdidas al llevarla de un sitio a otro y además es limpia, por lo que no pagará CO2 ni gestión de residuos.

Paneles fotovoltaicos

Coste de la energía en el mercado

Todas las compañías eléctricas acuden cada día a un mercado en el que compran la luz para sus clientes, por lo que deberá preveer más o menos a cuánto va a salir de media todo el año antes de realizarnos una oferta.

También podría realizar una compra bilateral con algún productor de energía y asegurarnos así un precio más barato o más caro según si el mercado diario sale más costoso o más económico.

Otra opción es una tarifa indexada, que significa que cada mes pagaremos un precio diferente por la energía consumida según el precio al que haya salido en el mercado diario de la energía.

De esta manera, si nos decantamos por una tarifa indexada en un año de luz barata, conseguiremos un ahorro considerable en nuestra factura de luz. Si por el contrario, sale un año caro, habremos pagado más en la factura de luz que si hubieramos contratado una tarifa fija.

Margen de la comercializadora

Es el beneficio que nuestra compañía de luz gana con nosotros al ofrecernos un precio por la energía. En el caso de una tarifa con precio fijo, el margen de la comercializadora será variable, dependiendo del precio del mercado diario.

En el caso de una tarifa indexada, el margen de la comercializadora será siempre fijo, un porcentaje o una cantidad fija, por cada mega consumido.

En este punto es donde claramente podemos y debemos concentrar nuestros esfuerzos para conseguir un ahorro en la factura de la luz.

Categorías: Energía

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *